Cuando las mujeres son tan competitivas como los hombres


Las mujeres tienen muchas menos probabilidades de ocupar puestos ejecutivos que los hombres. A menudo, la razón que se da es que tienden a evitar las situaciones competitivas. Las economistas Alessandra Cassar de la Universidad de San Francisco y Mary L. Ridgon de la Universidad de Arizona probaron esta hipótesis. En su experimento, demostraron que las mujeres no son fundamentalmente menos competitivas que los hombres, solo depende de lo que esté en juego.

Los 238 sujetos de prueba (la mitad de ellos mujeres) tuvieron que resolver problemas numéricos simples en grupos de cuatro y pudieron ganar dinero. Los premios se distribuyeron de manera diferente. En la primera ronda, todos los participantes recibieron dinero por cada respuesta correcta (no competitiva). Luego, los investigadores crearon una competencia entre los sujetos de prueba.

Tal vez también te interese leer  Los jóvenes subestiman los problemas ambientales debido a una "amnesia generacional" - Notizie scientifiche.it

Mientras que en la versión «egoísta» solo los dos mejores de un equipo de cuatro han ganado algo, los dos primeros en la versión «social» podrían compartir la cantidad con los perdedores. En la última parte del experimento, los sujetos de prueba podían elegir entre una distribución de beneficios competitiva y no competitiva. Esta última fue la variante «egoísta» para la mitad del grupo y la variante «social» para la otra mitad.

En el primer caso, solo el 35 por ciento de las mujeres optaron por la variante competitiva. Por el contrario, el 60% de las mujeres entraron en la competencia si se les permitía dividir las ganancias. El comportamiento de los hombres no cambió: en ambos casos, alrededor del 50 por ciento eligió la opción competitiva. Cassar y Rigdon concluyen a partir de los resultados que, fundamentalmente, las mujeres no son menos competitivas que los hombres. Si hay incentivos benéficos, han optado por la competencia al menos tantas veces.

Tal vez también te interese leer  Afirmaciones falsas: puede estar equivocado, pero solo por una buena razón


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *