Autoimagen: suelte los frenos mentales


Jessica Schleider y John Weisz, de la Universidad de Harvard, demostraron una vez más en 2018 que una sola intervención de mentalidad puede reducir significativamente los síntomas de ansiedad y depresión en adolescentes de entre 12 y 15 años. Los participantes del estudio recibieron información general sobre cómo funciona el cerebro y se les presentó el concepto de neuroplasticidad, la capacidad del cerebro para formar constantemente nuevas conexiones neuronales. También aprendieron que cualidades como la timidez, el miedo o la tristeza son el resultado de pensamientos y sentimientos y, por lo tanto, son cambiantes. Por último, analizaron ejemplos de cómo se puede implementar una imagen dinámica de uno mismo en la vida diaria.

Incluso después de esta sesión, era más probable que los participantes creyeran que podían influir activamente en las circunstancias. Por ejemplo, era más probable que estuvieran de acuerdo con afirmaciones como «Puedo hacer amigos si realmente lo intento». También sintieron que estaban más preparados para lidiar con experiencias negativas («Si pasa algo malo, puedo tener un punto de vista que me ayudará a lidiar con eso»).

Qué promueve el desarrollo personal

Según Yeager y Dweck, el comportamiento de los profesores, entre otras cosas, tiene una gran influencia en la actitud mental que muestran los jóvenes. Anime a los estudiantes a enfrentar desafíos, despierte su voluntad de colaborar y genere confianza en el aula, señalando que no hay preguntas «estúpidas» y recordándoles que los errores son parte del proceso de aprendizaje. Parte de ello: todos estos son métodos de enseñanza probados que Fomentar el desarrollo de una mentalidad dinámica. En última instancia, el entorno debe apoyar la conversión a nuevas creencias y comportamientos asociados, señala Carol Dweck.

Tal vez también te interese leer  Cómo el polvo fino afecta el cerebro y la capacidad de pensar

Tales medidas difícilmente pueden comenzar lo suficientemente temprano. Porque los niños deciden rápidamente qué creencias seguirán: «No soy bueno en esto» o «Practicaré para mejorar». Aquí también los padres y educadores juegan un papel importante. Por ejemplo, si un niño piensa que no es un superdotado, puede ayudar a disipar esta creencia y animarlo a reflexionar sobre su fracaso: «¿Podría haber utilizado una estrategia diferente?» Es igualmente importante calmar a los niños: »Es normal que aún no hayas interiorizado todo, porque el tema es completamente nuevo para ti. A veces se necesita un tiempo para resolverlo «.

Aprecia el esfuerzo más que el resultado.

En 1998, Carol Dweck y su colega Claudia Mueller identificaron otra herramienta poderosa para influir en la mentalidad de los niños: cómo se los elogia. Porque no todos los elogios son aptos para promover permanentemente la motivación. En un experimento, los dos investigadores pidieron a los niños que resolvieran una tarea. Posteriormente, algunos de los jóvenes participantes fueron elogiados por los científicos por sus esfuerzos («Tuviste que trabajar duro»), mientras que los demás recibieron elogios por sus cualidades («Eres inteligente»). En un segundo paso, los investigadores presentaron a los mismos niños una prueba más difícil que muchos de ellos fallaron y observaron las reacciones de los participantes.

Tal vez también te interese leer  Cada vez más niños y jóvenes muestran signos de adicción a los juegos de computadora

Aquellos que habían sido elogiados por su inteligencia ahora cuestionaban su competencia: en su imaginación, habían pasado la primera prueba solo por su inteligencia; en consecuencia, interpretaron el fallo en el segundo juicio como prueba de su incompetencia. La situación era diferente con los niños que anteriormente habían sido elogiados por sus esfuerzos: ahora mostraban significativamente más resistencia, disfrutaban más de los ejercicios y se desempeñaban mejor que los sujetos del primer grupo. No cuestionaron sus habilidades o potencial, solo vieron sus puntajes como un indicador de su estado actual de aprendizaje.


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *