Muere filólogo clásico de la RAE Rodríguez Adrados

muere Rodríguez Adrados

* Francisco Rodríguez Adrados estableció los helenismos del Diccionario de la Real Academia (RAE).

El académico de la RAE Francisco Rodríguez Adrados ha muerto a los 98 años. Nació en 1922 y casi sin darse cuenta, desde muy joven dirigió su interés y posteriormente su carrera profesional hacia las lenguas clásicas: el latín, el griego y más adelante el sánscrito.

En el 2012 ganó el Premio Nacional de las Letras de España y dedicó su últimos años de vida a crear conciencia en contra el abandono de las humanidades en los programas educativos en España.

Rodríguez Adrados  era doctor en Filología Clásica por la Universidad Complutense y catedrático de Griego del Instituto Cardenal Cisneros de Madrid (1949), de la Universidad de Barcelona (1951) y de la Universidad Complutense (1952) y académico de la RAE desde 1991 hasta ahora su muerte.

Tal vez también te interese leer  Blade Runner: exposición fotográfica virtual

Para muchos, Adrados era una persona que destacaba, sobre todo, por tener una avidez intelectual y profesional descomunal.

Era un hombre tan industrioso y animoso mentalmente que superó una parálisis infantil y, gracias a esa fuerza de voluntad, consiguió que las secuelas fueran casi invisibles.

En vida los méritos que acumuló Rodríguez Adrados en esa carrera fueron abrumadores: Doctor honoris causa por las universidades de Salamanca, San Pablo CEU (Madrid) y Panamá, y académico de número de la Real Academia de la Historia.

Miembro de la Academia Argentina de Letras y de la Academia de Atenas. Presidente de honor de la Sociedad Española de Estudios Clásicos.

Tal vez también te interese leer  Brasil: exposición de arte que puede ser admirada desde los autos

Director de la revista Emerita, responsable del Diccionario griego-español y de la colección Alma Mater de clásicos griegos y latinos. Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio (1998), hasta lo que conocemos que hizo en la RAE, entre los que destaca  la revisión de los helenismos del Diccionario.

Lamentable pérdida para nuestra lengua en el mundo. Murió un intelectual modesto, que se notaba en la naturalidad con la que se expresaba en casi cualquier tema en el que le pidieran una opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *