La crisis de empleo que viene por la pandemia del coronavirus

crisis de empleo coronavirus

La pandemia del Covid-19 ha dejado literalmente en la calle a millones de trabajadores. Expertos ya temían que España podría sufrir más efectos por la crisis del coronavirus, que cualquier otro país de la Unión Europea (UE).

Para mitigar el efecto de esta situación apremiante, se requieren medidas extremas inusuales que rompen con la normalidad vigente, aunque sea temporalmente y mientras tanto, debido a la gravedad del impacto de la pandemia en la actividad económica y en el empleo en el país.

Seguramente este impacto será desigual para algunos sectores, quizás en unos será muy negativo y en otros positivos. Pero, más allá de esas premisas, hay dos cuestiones más idóneas de mantenerse activas tras la crisis que otras. Se trata, evidentemente del teletrabajo y de los cambios de patrones de consumo, que podrían modificar muchas de las relaciones laborales, tal y como hoy las veníamos conociendo.

Tal vez también te interese leer  España en crisis climática

Es verdad que los que salieron más afectados fueron los jóvenes que gozaban de contratos temporales.  Aunque muchos de los grandes empresarios dicen que eso es circunstancial, ya que piensan recuperarse casi totalmente de la crisis producida por este virus para finales del 2021.

Ahora, retomando la idea de los sectores que se recuperarán más rápido, tenemos el sector sanitario y la industria farmacéutica. Hay estimaciones proyectadas que posiblemente en los primeros meses del 2021 ya se vea un gran avance en este sentido.

La pandemia aceleró los cambios tecnológicos que ya estaban planteados. Por eso hay que apostar a ellos, a la automatización de la parte productiva sin obviar la adaptación de los empleados en ese ámbito como protagonistas.

Tal vez también te interese leer  Madrid endurece medidas para contener los nuevos brotes Covid-19

España también debe alinearse a proyectos europeos de reconstrucción económica, así como al ahorro energético para tratar de generar nuevamente fuentes de empleo. Ya hay alternativas de financiación para esos proyectos y no podemos quedar por fuera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *