Google y la computación cuántica

computacion cuántica

* Gracias a la tecnología cuántica, Google ha logrado realizar operaciones que la supercomputadora más potente de la actualidad tardaría más 10.000 años, en tan solo segundos.

Aunque lo ignoremos, muchos no tenemos ni idea de qué es la computación cuántica. Un término que a muchos nos suena a ciencia ficción o películas futuristas, pero que actualmente, como en otros muchos campos de la tecnología, acaba de ser superada por la realidad.

¿Qué es la computación cuántica?

A diferencia de la informática clásica, aquella que rige los computadores de los hogares, los teléfonos móviles, tablets, la cuántica se basa en propiedades físicas más complejas, esencialmente en que las partículas cuánticas pueden tener dos estados al mismo tiempo.

Tal vez también te interese leer  Lo que hemos visto en Tecnología este 2020

El sistema cuántico en el que lleva años trabajando Google recibe el nombre de Sycamore. Llevan tiempo conjuntamente trabajando con la comunidad científica y creando herramientas de código abierto para permitir que otros trabajen junto a ellos para diseñar nuevas aplicaciones.

Todo es el resultado de años de mucha investigación y dedicación de varias personas, lo que supone un gran paso para el desarrollo de nuevas tecnologías futuras.

El mundo de la computación cuántica sigue avanzando vertiginosamente, las principales tecnológicas luchan entre sí, por ver cuál es la que más avanza en su desarrollo.

Pero también hay otra lucha paralela: dar acceso a empresas y entidades de todo el mundo a la computación cuántica a través de un formato de cloud computing.

Tal vez también te interese leer  5G una realidad en España

En ello están las principales tecnológicas, no solo Google, también se encuentran IBM, Microsoft y Amazon. Por su parte Google e IBM también consideran que esta tecnología puede ser útil para mejorar en Inteligencia Artificial.

Los computadores cuánticos representan un modelo de computación fundamentalmente distinto del de los computadores clásicos, lo que indudablemente abre la vía a avances científicos y tecnológicos aún insospechados en el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *